Actividad de la Escuela Universitaria Centro de Diseño en el marco de la línea B, “Espacio público, comunidad e identidad”.

Apoyo para la Fiesta de la Primavera edición 2016.

A partir de entrevistas con la directora y docentes de los Liceos, se detectó la importancia de la celebración de la “Fiesta de la Primavera” para la comunidad de Dolores. La fiesta se celebra desde 1952 y los protagonistas son los estudiantes de UTU y de los dos liceos públicos.


Tradicionalmente se elige un tema por nivel (de primero a sexto año) y cada nivel define y elabora, con la colaboración de padres y representantes, la carroza, el vestuario y otros "accesorios" para el desfile, como estandartes y banderas. En los últimos años, hasta el 2015, el evento se fue "profesionalizando" y tanto el vestuario como las carrozas, muchas de ellas figurativas, significaban una importante inversión de recursos económicos, contando muchas veces con la colaboración del Rotary, el Club de Leones, el Garden, etc.


En el año 2016, a raíz de las consecuencias del tornado y la situación de emergencia, la directora del liceo 1, Mariel Bazán, propuso hacer un desfile a costo cero (o a bajo costo); y allí se plantea la idea de trabajar con estudiantes y docentes de la Escuela universitaria Centro de Diseño. Se hicieron un par de reuniones preparatorias y se definió la realización de dos talleres para abordar el diseño de vestuario o accesorios para el desfile.



Objetivos:

Aportar, desde el diseño, a la reflexión sobre la importancia de los valores culturales locales, de la participación y de las potencialidades expresivas de diversos materiales. Contribuir a la definición y generación de elementos de indumentaria y accesorios de bajo costo para la celebración de la Fiesta de la Primavera, edición 2016.


La propuesta fue trabajar con material de desecho reutilizable (papel, bolsas, botellas, latas, chapitas, retazos de telas, etc…), y generar instancias de intercambio, participación, experimentación y generación de ideas, tomando conciencia, además, del valor de los materiales que desechamos a diario y de cómo pueden obtener una segunda vida. La solución de un problema se convirtió en una oportunidad para reflexionar y realizar una experiencia de diseño participativo con los jóvenes, desde una óptica de colaboración y economía de recursos.


La fecha de la fiesta estaba fijada para el 9 de octubre, por lo que se programaron dos talleres: el 16 de setiembre y el 26 de setiembre de 2016.


Previo a la actividad se realizaron reuniones con la directora del liceo 1 (Mariel Bazán) y el adscripto (Francis Gasperi), con quienes se coordinaron las actividades y las fechas.


En el primer taller se vieron algunos ejemplos, se realizó una etapa de experimentación, se generaron muestras de materiales y se trabajó en grupos los temas que cada uno ha elegido, para definir piezas, prendas o accesorios. Así, quedaron definidas algunos elementos que ellos podían seguir desarrollando hasta el siguiente taller. En función de los turnos de los liceos 1 y 2, se realizaron dos talleres; uno matutino con estudiantes de primero y segundo, y uno vespertino con estudiantes de cuarto y quinto.


En el segundo taller se vieron los avances en cada grupo, básicamente a partir de fotografías, puesto que ya habían hecho pruebas de vestuario y maquillaje. La colaboración de los padres había sido muy importante, ya que colaboraron en la búsqueda de elementos y en la realización de estandartes. Se trabajó en lograr buenos “efectos visuales” con elementos básicos y fáciles de obtener. Algunos de los grupos mostraron también los avances de sus coreografías en el patio.


Se pudo constatar el entusiasmo y lo movilizador de la Fiesta de la Primavera para toda la población local; así como el compromiso de los estudiantes, profesores y autoridades de los liceos, que lograron mantener el festejo tomando conciencia de la situación y del valor cultural de esta particular manifestación. Para el equipo de diseño (docentes y estudiantes) fue muy enriquecedor compartir con los liceales, colaborando en alcanzar su meta de realizar un desfile de tan buena calidad como los anteriores, y al mismo tiempo aportando a la reflexión sobre los valores culturales de la comunidad, así como sobre el tema de los desechos, el reuso, el reciclaje y nuestra responsabilidad como ciudadanos.


Taller Primavera